La Casa de los Insecticidas

Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA Lun a Vier 9.30 a 18.30hs

Estamos realizando mantenimiento, es posible que algunas funciones 
no estén disponibles. Disculpe las molestias. 

No permita que su fumigador use DDVP. Click aquí. 
Ultimas novedades

Parásitos Ficticios y Fobias a los Insectos imaginarios.

Entomofobia : Con frecuencia, los insectos, arañas y otros artrópodos, causan a la gente una molestia aguda y preocupación que puede llegar a desórdenes nerviosos, comezón imaginaria o incluso temor extremo a plagas que no existen

Ver más

Nueva araña descubierta en Mexico

Una nueva araña fue descubierta por investigadores del Museo de Historia Natural de San Diego, en Baja California Sur. Cada una de sus patas puede medir hasta 10 centímetros.   Ver más
El destacado

Ultrasonido para insectos, crónica de un fracaso anunciado.

Miles de intentos, millares de ventas on line e infinidad de fracasos de un sistema que pretende apelar a un sentido que pocos insectos tienen prometiendo reemplazar los insecticidas. Los Ultrasonidos para insectos no pueden funcionar, es como usar música estridente para molestar a un sordo.  Ver más
Su reparación!

2017-05-31
Parásitos Ficticios y Fobias a los Insectos imaginarios.

Entomofobia : Con frecuencia, los insectos, arañas y otros artrópodos, causan a la gente una molestia aguda y preocupación que puede llegar a desórdenes nerviosos, comezón imaginaria o incluso temor extremo a plagas que no existen

Con frecuencia, los insectos, arañas y otros artrópodos, causan a la gente una molestia aguda y preocupación que puede llegar a desórdenes nerviosos, comezón imaginaria o incluso temor extremo a plagas que no existen. Las “chinches”, si en algún momento estuvieron presentes, pueden ser inocuas o  que hayan sido eliminadas, excepto dentro de la mente de una persona afectada.  No obstante, en ocasiones se contacta a un controlador de plagas profesional para que controle infestaciones de “chinches” o “ácaros”, cuando en realidad no existen.

Parásitos Ficticios 

Esta situación, llamada “ilusión de parasitosis” (IDP) es un desorden emocional caracterizado por una indiscutible creencia de que muy pequeños y casi invisibles insectos o ácaros están viviendo en su piel o en su cuerpo. Aparentemente esas parasitosis ilusorias son un verdadero convencimiento y no hay argumento ni evidencia científica que puedan hacer entender  al paciente que en realidad no tiene infestación alguna.

Es importante saber que la comezón puede ser causada por muchas cosas. Por supuesto, una causa es la invasión de ciertas plagas como las pulgas, piojos, ácaros, garrapatas, etc. Sin embargo otras causas incluyen alergias, irritantes, condiciones dermatológicas, reacciones a medicamentos, enfermedades sistémicas como la diabetes, enfermedades pustulosas y muchas otras. Los irritantes comunes que se encuentran en los lugares de trabajo u otros ambientes, incluyen partículas pequeñas de papel en el aire, fibra de vidrio, metales, cerámicas u otros materiales para aislar. La exposición a otros químicos, cambios en la temperatura y humedad, o la simple reacción a rascarse por alguna otra condición que se presente.

Los problemas emocionales o sensoriales como el miedo dominante a las “chinches” o si no están involucrados artrópodos a su presencia imaginaria puede ser un verdadero problema.

Fobias a los Insectos 

Esta condición fue reconocida por primera vez por Georges Thibierge a fines del 1800, pero los términos y definiciones apropiadas no se utilizaron sino hasta muchos años después. Se la ha denominado Síndrome de Ekbom, parasitosis ilusoria, ilusión de parasitosis, etc.

La mayoría de los pacientes de IDP tienen como queja principal que diminutos insectos (pulga del papel) o ácaros caminan sobre su piel, los pican, les producen cosquilleos o penetran en su piel.  Igualmente la primera queja es de una picazón o irritación. Pueden presentarse manchas y marcas en la piel, pero el paciente puede habérselas provocado al rascarse. También pueden presentarse daños en la piel por haberla frotado con un cepillo, lana de acero (virulana) o elementos similares. No faltan quienes se aplican algún solvente, lavandina  en el afán de aplacar la irritación o de quitarse esos parásitos de su piel.

Una de las características más destacada de estas parasitosis ilusorias es la absoluta convicción de la persona de saber exactamente lo que le está ocurriendo. Más aún, llegan a enojarse si el controlador de plagas consultado no llega a encontrar, o para peor, si no logra la eliminación de esos bichos. Es interesante que sus historias resulten tan convincentes que otras personas allegadas pueden compartir esa ilusión. 

Cualquiera sea el problema no se debe realizar un tratamiento de control de plagas si no se encuentra involucrada ninguna plaga de artrópodos.