La Casa de los Insecticidas La Casa de los Insecticidas

Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA Lun a Vier 9.30 a 18.30hs

NO CERRAMOS POR VACACIONES

Sólo WhatsApp:
(+5411) 3669-5551
Suc. Palermo: ventas@casadeinsecticidas.com.ar 4776-4978
Suc. Centro: info@casadeinsecticidas.com.ar 4373-0083
Desde el interior del país www.mundoinsecticidas.com.ar

Ultimas novedades

Hormigas con alas voladoras ¿Que son y cómo se combaten?

Las hormigas voladoras no son una especie aparte, la presencia de alas en las hormigas tiene lugar durante una fase particular de su vida, el apareamiento.

Ver más

Gestión de acostumbramiento a insecticidas en control de chinches de cama.

Las chinches de la cama (Cimex lectularius) han desarrollado diversos mecanismos para eludir los efectos letales que los insecticidas tienen sobre ellas. Este fenómeno tiene un impacto negativo en la efectividad de algunos insecticidas de uso común en la industria del control de plagas. ¿Cuáles son estos mecanismos de resistencia? ¿Cómo gestionarlos? 

 

Ver más
El destacado

Chinches, de la cama al living. Interesante artículo sobre chinches de cama.

La chinche de cama, Cimex lectularius, es un insecto perteneciente a la familia Cimicidae del orden Hemípteros. Durante 1920 hasta 1950 ha epresentado una de las plagas de mayor relevancia. La guerra, en primer lugar, y las migraciones, favorecieron su diseminación por los cinco continentes.

Ver más
Su reparación!

2011-10-31
Intoxicación con organofosforados

Intoxicación con organofosforados: Los organofosforados son derivados del ácido fosfórico, y actúan inhibiendo las enzimas colinesterasas (verdadera y pseudocolinesterasa) del organismo, lo que determina la acumulación de grandes cantidades de acetilcolina en las sinapsis nerviosas, y por lo tanto a nivel de receptores nicotínicos y muscarínicos centrales y periféricas, dando lugar a un síndrome colinérgico o parasimpático-mimético.

La relación entre un ester organofosforado y el sitio activo de la acetilcolinesterasa (un grupo de serina hidroxilada) determina la formación de un complejo intermedio transitorio que se hidroliza parcialmente, dando lugar a una enzima inhibida, estable, fosforilada y ampliamente no activa, la que, bajo circunstancias normales, puede ser activada sólo a lenta velocidad.

Con muchos organofosforados la enzima inhibida irreversiblemente determina que los signos y síntomas de la intoxicación sean prolongados y resistentes, requiriendo extensa intervención médica e incluyendo la reactivación de la enzima con el antídoto químico específico.

Entre los cinco minutos de la exposición y las dos horas empieza a aparecer el cuadro clínico que se debe a la acumulación de acetilcolina, que determina alguna de las siguientes categorías de síntomas:

1-Potenciación de la actividad parasimpática postganglionar, con aparición de miosis, broncoespasmo, salivación, sudoración, sialorrea, vómitos, incontinencia de heces y orina, etc.

2-Despolarización persistente del músculo esquelético, con fasciculaciones musculares iniciales seguidas del bloqueo neuromuscular y parálisis.

3-Estimulación inicial de las células del sistema nervioso central seguida por depresión de las mismas, con inhibición del centro respiratorio y convulsiones.

Este cuadro clásico de intoxicación con insecticidas organofosforados ha resultado más complicado por el reconocimiento de signos adicionales y persistentes de neurotoxicidad no asociada previamente a estos compuestos. El llamado síndrome intermedio aparecería de 1 a 4 días después de la fase aguda y se caracteriza por debilidad muscular recurrente, parálisis de nervios craneales, paro respiratorio, etc. También se han descripto cuadros tardíos, de hasta 3 semanas posteriores a la intoxicación con el insecticida, o secuelas crónicas, como las neuropatías periféricas (parestesias en extremidades inferiores, debilidad, etc.) ataxia, parálisis fláccida simétrica, trastornos de la conducta, memoria o estado de ánimo.

Se deberán determinar los estados de colinesterasa plasmática comparando con los valores normales, los que deben encontrarse en el rango de 3500 a 8500 U/I, o seudocolinesterasa y colinesterasa eritrocitaria con valores normales dentro del rango 26 a 43 U/g de hemoglobina.

El tratamiento se basa en:

1-Establecer vía aérea permeable y ventilación.

2-Descontaminación del paciente. Lavado corporal, cambio de ropas, etc.

3-Atropina: la atropina tiene afinidad por los receptores colinérgicos muscarínicos compitiendo con la acetilcolina. La cantidad de atropina a utilizar será determinada por la observación cuidadosa del paciente hasta revertir todos los síntomas. La dosis de 0.01 mk/Kg en casos leves hasta 0.02 a 0.5 mg/Kg en cuadros graves. Se suele utilizar atropina o derivados hasta 48 horas posteriores a la intoxicación.

4-Reactivadores de la colinesterasa: Se deberá administrar Contrathión por vía endovenosa en dosis de 1 a 2 grs. Su efectividad dependerá de la celeridad con que se lo administre. 



Volver

Casa Central: Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA
Sucursal Palermo: Borges 2422 - CABA
Lun a Vier 9.30 a 18.30hs