Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA Lun a Vier 9.30 a 18.30hs

Borges 2422 (Ex Serrano) a media cuadra de Plaza Italia

Sólo WhatsApp: (+5411) 3669-5551

Llamadas: Buenos Aires: (011) 5263 5083 Interior del país: 0800 220 0083

Email: ventas@casadeinsecticidas.com.ar 

Envíos a domicilio: www.mundoinsecticidas.com.ar

¡Navegá por categorias!

Oidio

Oidio

El Oidio, también llamado mal blanco, ceniza, cenicilla, cendrosa, tiña, borralla, etc., es una de las enfermedades que mayor importancia tiene en nuestro país sobre los cultivos frutales. Los ataques se concentran básicamente en manzano, melocotonero y nectarina, y albaricoquero.

En los frutales de pepita, la enfermedad es especialmente importante en el manzano, pudiendo afectar, en variedades sensibles, a más de 50% de la superficie foliar. Aunque su ataque, que se concentra básicamente en las hojas, no produce graves pérdidas en cuanto a la cantidad de cosecha, sí lo hace incidiendo negativamente sobre la calidad. Asimismo, reduce el vigor del árbol y en los frutos causa una rugosidad característica que puede suponer también una pérdida considerable en la calidad de éstos.

En cuanto a los frutales de hueso, el oidio es uno de los mayores problemas en melocotonero y nectarina, y en albaricoquero. En estos cultivos, el impacto económico es aún más acusado porque el ataque se manifiesta fundamentalmente en los frutos. En nuestro país los ataques pueden superar el 60% de incidencia sobre frutos, en los tres cultivos.

Síntomas

Manzano: El ataque de oidio se manifiesta por síntomas en hojas, brotes y más raramente, en frutos. En las hojas, el hongo se desarrolla sobre el envés, provocando manchas blanquecinas de aspecto harinoso que se extienden a lo largo de la hoja y provocan finalmente el oscurecimiento y necrosis de los tejidos afectados. Los ataques sobre el borde del limbo dan a las hojas un aspecto ondulado y abarquillado. Los ataques fuertes causan una disminución de la funcionalidad de las hojas, que provocan una defoliación precoz, repercutiendo directamente sobre la calidad de la cosecha. En los brotes los síntomas son enfáticos. Los brotes jóvenes, con ataque primario, salidos de yemas contaminadas del año anterior, están totalmente cubiertos de una capa blanca pulverulenta, y sus hojas son estrechas y lanceoladas. Este aspecto se mantendrá durante el verano. En invierno la rama representará un aspecto algodonoso de color blanquecino y sus yemas una apariencia pilosa con las escamas puntiagudas. Sobre los frutos, si los ataques son precoces, tienen como consecuencia la posterior aparición de una rugosidad de forma reticular sobre la epidermis. Este tipo de daños sólo se observa sobre plantas muy contaminadas y en variedades muy sensibles.

Melocotonero y Nectarina: Las hojas, los brotes jóvenes, los frutos y en menor grado las yemas, son susceptibles al ataque de oídio. Aunque las primeras manchas de la enfermedad aparecen en las hojas jóvenes de los brotes del año, los frutos son los más afectados al principio. Aunque éste es un hecho que depende de la variedad. Posteriormente, los brotes y las hojas son masivamente colonizados. En los brotes y sus correspondientes hojas se dan las infecciones primarias, que provienen de los tejidos infectados la temporada anterior. En caso de infección primaria, el brote y el limbo de la hoja aparecen totalmente recubiertos de un polvillo blanquecino. Las infecciones secundarias, que se producen a partir de las primarias, presentan zonas dispersas de la superficie de la hoja cubiertas por el micelio blanco. Otros síntomas en hojas son la clorosis y el abarquillamiento. En los frutos, el ataque se inicia con manchas circulares  de aspecto blanquecino harinoso que, al crecer y unirse a otras, pueden llegar a cubrir totalmente su superficie. Los frutos jóvenes, sobre todo de nectarina, llegan a deformarse. Sobre frutos más avanzados de melocotonero, las áreas infectadas presentan un aspecto de costra y necrosado, pero en nectarina, permanecen de color verde. En este momento el micelio está normalmente ausente.

Albaricoquero: Los síntomas iniciales aparecen en primavera. Las hojas y yemas afectadas evidencian manchas más o menos extendidas, de color claro. En la periferia de estas manchas se forma el micelio característico, de aspecto pulverulento y blanquecino. El tejido atacado se necrosa y las hojas afectadas pueden llegar a caer antes de tiempo. Los frutos atacados manifiestan manchas necrosadas en las cuales se produce el crecimiento miceliar que degenera rápidamente.   

 

 

Bibliografía: Enfermedades de los Frutales de Pepita y de Hueso, Monografía de la Sociedad Española de Fitopatología n° 3

Productos para controlar esta plaga

Capxan F Fungicida Control de Hongos x 15 capsulas.

Sin stock Online AGREGAR

Capxan F es un producto fungicida de acción sistémica, que se traslada en forma ascendente por los tejidos del vegetal.

Carbendaglex Fungicida Control de Hongos

Sin stock Online AGREGAR

Carbendaglex es un fungicida sistémico que se absorbe por los tejidos verdes del vegetal al igual que por las raíces.

Fungoxan Fungicida Control de Hongos

Sin stock Online AGREGAR

Fungoxan es un fungicida sistémico que se absorbe por los tejidos verdes del vegetal al igual que por las raíces.

Poligrhesa polisulfuro de calcio biocida

Sin stock Online AGREGAR

GRHESA Poligrhesa, Insecticida, funguicida y acaricida. Es un producto de tradicional uso invernal y para alternar con aceites emulsionables.

Polvo Bordeles fungicida clavel del aire. Oxicloruro de cobre.

Sin stock Online AGREGAR

Polvo Bordeles Grhesa es un fungicida de acción preventiva. Control de hongos por contacto en Sanidad Vegetal.  

Volver
Su reparación!
Casa Central: Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA
Sucursal Palermo: Borges 2422 - CABA
Lun a Vier 9.30 a 18.30hs