Envíos gratis a partir de $8000 Atención especial a Fumigadores Compras Mayoristas: 113669 5551
¿Necesitás un servicio de Control de Plagas?

Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA * Lunes a viernes de 9 a 17 hs *

WHATSAPP: 11-3669-5551
Llamadas:
Buenos Aires 11 5263 5083 
Interior del país 0800 220 0083

Productos

Ser muy atractivo es un problema para las moscas

Ser muy atractivo es un problema para las moscas

La modernidad ha estado sin dudas asociada a la idea de que las personas atractivas son más exitosas en la vida. Pues bien, para las moscas (tanto hembras como machos) ser atractivas es un problema que repercute directamente en su principal misión en la vida, mantener la descendencia.

Científicos de la Universidad de California en Santa Bárbara encontraron que, entre los moscas de la fruta, las más “atractivas” tenían demasiada atención masculina, sin embargo, eso las conducía a tener familias más pequeñas y menos atractivas. En el caso de las moscas machos, científicos de la Universidad Colegiada de Londres encontraron que los más “atractivos” producen menos esperma lo que incide también en su capacidad de tener descendencia.

Imagino que al igual que yo se estén preguntando, ¿Cómo podemos definir una mosca atractiva?

Al igual que en caso de los humanos, en las moscas hembras, el término “guapo” o “atractivo” se refiere a aquellas con un gran cuerpo. Es decir, desde la perspectiva de una mosca del género masculino, una pareja deseable es la más grande, y por lo tanto, con mayores chances de producir más descendencia.

“Estas mujeres son desproporcionadamente grandes y por lo tanto cortejadas y acosadas por los machos para intentar obtener los apareamientos”, dijo Tristán Long, el primer autor del estudio. “Cuando estos hombres son« selectivos »con su noviazgo, puede haber consecuencias negativas para las especies en la capacidad adaptativa a evolucionar”.

Según los científicos, el exceso de apareamiento es perjudicial para las mujeres, porque el líquido seminal de los varones tiene efectos secundarios tóxicos. Demasiado cortejo también pueden obstaculizar la capacidad de la hembra para el forraje de manera eficaz.

“Durante el cortejo a las hembras, los machos cantan (vibrando las alas) y bailan para ellas. Esto puede sonar romántico, y lo sería si sólo sucediera una vez. Pero los machos lo hacen todo el tiempo para persuadir a las hembras de aparearse. Los machos son tan persistentes que llegan a su compañera casi todos los días “.

En muchas especies, las hembras son a menudo objeto de intenso “acoso” de los machos tratando de obtener los apareamientos adicionales, según los investigadores. Estas actividades coercitivas pueden resultar menos atractivas en las mujeres para reproducirse lo que constituye  un factor que tiene un efecto importante sobre toda la población.

Los científicos encontraron que el “acoso” era dirigido principalmente hacia las hembras mayores de mayor tamaño y mucho menor en las hembras más pequeñas. Esto se tradujo en una reducción global de la variación en el éxito reproductivo de las hembras en la población.

Los experimentos mostraron claramente que la adaptación evolutiva de las moscas de la fruta se ve obstaculizada por esta situación de apareamiento.

En el caso del estudio de los machos los científicos de UCL encontraron que los machos atractivos liberan menos espermatozoides por apareamiento para maximizar sus posibilidades de producir descendencia a través de una serie de mujeres. Según el estudio, un modelo matemático sobre la evolución de las estrategias de la eyaculación, esto sugiere que paradójicamente a lo que se pensaba, el apareamiento con machos atractivos pueden ser menos fértiles que feos.

 

Su reparación!
Casa Central: Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA
Sucursal Palermo: Borges 2422 - CABA
* Lunes a viernes de 9 a 17 hs *