Tips de uso recomendados

Es recomendable empezar el tratamiento realizando una pulverización meticulosa en la zona a proteger cada tres días. A medida que se empieza a notar el cambio de hábitos del animal se procede a disminuir la frecuencia hasta llegar a una pulverización cada quince días. No intente resguardar toda la casa al mismo tiempo, si el animal no encuentra un lugar apto, terminará lastimándose e ignorando el corrector de conducta, por lo que, seguramente, el problema sea peor que antes. Es recomendable determinar un lugar para que la mascota haga sus necesidades antes de comenzar con el tratamiento con A Otra Parte repelente. Corte el tratamiento una vez que haya logrado adiestrar al animal y no lo repita hasta que sea necesario. No intente prevenir deposiciones futuras.